Dedicado a los particulares
Fermer
conseil

Limpieza y mantenimiento de una placa de crepera

Tanto si ha elegido una crepera con revestimiento antiadherente como una crepera con placa de hierro fundido, conviene adoptar una serie de medidas básicas para garantizar la longevidad de su placa. Después de cada uso y antes de cada limpieza, desenchufe la crepera y deje enfriar la placa antes de proceder a su mantenimiento. Una limpieza sistemática después de cada uso evitará la acumulación de suciedad.

Mantenimiento de una crepera con placa antiadherente

Las creperas eléctricas familiares Diabolo están equipadas con una placa antiadherente. Este tipo de placas no requiere curado.

Las placas antiadherentes se limpian rápidamente con una esponja suave. A fin de no deteriorar el revestimiento, se recomienda evitar los estropajos duros, así como cualquier producto de mantenimiento químico.

Mantenimiento de una crepera con placa de hierro fundido esmaltado

La crepera eléctrica Kemper está equipada con una placa de hierro fundido esmaltado. Este tipo de placas no requiere curado.

Este tipo de placas deben limpiarse con una esponja humedecida después de cada uso.

El bastidor de la crepera Kemper es de acero pintado. En el caso de que se manche con chorretones de masa o salpicaduras de materia grasa, podrá limpiarlo con una esponja suave humedecida en agua tibia y un detergente líquido sin cloro. Evite utilizar productos abrasivos o cepillos metálicos.

Mantenimiento de una crepera con placa de hierro fundido torneado

Las creperas eléctricas Billig, Gwenn Ha Du, Krampouz-Henriot-Quimper y la crepera de gas Fest-Noz son creperas tradicionales, equipadas con una placa de hierro fundido torneado. Este tipo de placas requiere un curado antes del primer uso.

Las placas de hierro fundido torneado deben limpiarse después de cada uso con un tampón de limpieza Krampouz para quitar los residuos de cocción.

A medida que vaya utilizando su aparato, la materia grasa utilizada para hacer las crepes se depositará sobre la placa y aumentará paulatinamente el espesor del curado inicial. Un mantenimiento constante permite evitar que el curado se vuelva demasiado grueso, lo cual tendría como consecuencia:

– perturbar la cocción al crear un efecto aislante,

– despegarse o descascarillarse, dando la impresión de que el metal se desintegra.

El curado requiere mantenimiento, así que le recomendamos realizar periódicamente (cada 4-5 veces para uso familiar) un ligero decapado utilizando una piedra abrasiva. Sobre la placa todavía tibia, pase suavemente la piedra describiendo círculos, a fin de respetar el mecanizado de la placa. No tenga miedo de rayar el metal, ya que la placa de hierro fundido es muy resistente. Limpie los residuos de piedra primero con un paño y luego con una esponja húmeda. Finalmente, aplique una nueva capa de aceite.

Si, debido a un mantenimiento insuficiente, su curado se volviese demasiado grueso, es posible decapar la placa realizando un arenado: No dude en ponerse en contacto con nuestro Servicio Posventa. No utilice bajo ningún concepto un aparato eléctrico portátil para intentar decapar por su cuenta la placa de su crepera.

El bastidor de las creperas con placa de hierro fundido torneado es de acero pintado. En el caso de que se manche con chorretones de masa o salpicaduras de materia grasa, podrá limpiarlo con una esponja suave humedecida en agua tibia y un detergente líquido sin cloro. Evite utilizar productos abrasivos o cepillos metálicos.

nuestros secretos de cocina. Reciba nuestros consejos y recetas por email.
Al introducir su dirección de correo electrónico, acepta recibir las recetas y noticias de Krampouz tras haber leído nuestra Política de Privacidad. Puede darse de baja utilizando el enlace de cancelación de la suscripción que aparece en la parte inferior de la newsletter..